Saltar al contenido
Inmobiliaria Prado Montevideo ® ⋆⋆⋆⋆⋆【Asesores Inmobiliarios】

Psicología de los Colores para el Diseño de Interiores

La psicología del color analiza la forma en que percibimos los colores y el efecto que causan en nuestro comportamiento. El marketing ha estudiado y empleado esta ciencia para generar respuestas favorables en los consumidores. Cada tono es capaz de despertar una serie de sensaciones y emociones, e influye directamente en nuestros estados de ánimo.

psicologia de los colores

[kkstarratings]

La percepción del color es un proceso individual y subjetivo, pero hay cierto consenso en cuanto a sus significados y efectos. Así, en el hemisferio occidental, se asocian el blanco y el azul celeste con la paz y la tranquilidad. Por el contrario, los tonos vivos, como el rojo, refieren al amor, la pasión o el peligro.

De manera instintiva, todos aplicamos en mayor o menor medida la psicología del color. La usamos en nuestras decisiones cotidianas de vestuario, pero también en la decoración. Hay tonos que asociamos a los espacios formales de una oficina, a los servicios médicos o a las áreas de juego de los niños. Igualmente, hay ciertos colores que jamás usaríamos en una cocina, o que descartamos de manera inmediata si pensamos en las habitaciones.

Podría pensarse que estas elecciones responden a determinantes de índole cultural. Si bien es cierto que influyen, hay evidencias científicas del efecto del color en procesos fisiológicos y mentales. Se sabe, por ejemplo, que el rojo puede aumentar la frecuencia cardíaca, mientras que el azul favorece la capacidad de concentrarnos.

Por ello es importante conocer los principios de la psicología del color antes de elegir los tonos para nuestra casa. A continuación te presentamos una breve guía con los significados y efectos de cada color.

Guía de colores

Blanco

El blanco es el color de la pureza, la paz y la inocencia. Se asocia a la relajación y la limpieza. Debido a su capacidad para reflejar la luz, es el tono ideal para darle luminosidad a un espacio oscuro o ampliar un área pequeña y encerrada.

Es un color con el que siempre acertarás, y que puedes fácilmente modernizar utilizando complementos de colores más vivos. Transmite serenidad y ligereza.

Negro

En realidad, el negro se define como la ausencia de color, pues absorbe todas las longitudes de onda

visible, pero no refleja ninguna. Se asocia con misterio, pero también es usado como señal de sofisticación y poder. Con tonos dorados resulta muy elegante y al combinarse con blanco puede crear espacios dramáticos y con mucho estilo

.Es difícil usarlo en las paredes, y en todo caso, con una pared o columna en negro es suficiente para crear la atmósfera deseada. Si no te sientes muy seguro opta por complementos o accesorios en este color, o detalles en vinil negro.

Rojo

Conocido como el color de las pasiones, nos habla de fuerza, energía y calor. Es un color estimulante que se asocia con el deseo, la virilidad y el peligro. No es un tono apto para personas tímidas o introvertidas, pues es muy atrevido.

Algunos estudios sugieren que puede alterar el ritmo cardíaco y el sistema nervioso, por lo que no se aconseja para los dormitorios y áreas de descanso. Por el contrario es un buen color para utilizar en el salón, aplicado en una pared y contrastándolo con otros tonos. También resalta en elementos decorativos  o en las cortinas y tapicerías.

Rosa

El rosa se vincula con la ternura y la feminidad. Es un tono que apela a sensaciones de calidez y cariño. Generalmente se reserva para las habitaciones infantiles o femeninas, pero en los últimos años ha tenido un revival. Las nuevas tendencias hacen uso de la amplia gama del rosa para dar toques de contraste en casi cualquier estancia: desde salones con una vibrante pared fucsia hasta románticos baños con paredes rosa palo y griferías doradas o bronce.

Como ves se consiguen efectos muy distintos dependiendo del extremo de la paleta que elijas. Desde los más enérgicos, cuanto más se acerquen al rojo, hasta los más delicados, conforme tengan más blanco. Pero lo cierto es que sea cual sea el tono, siempre sirven para levantar emociones decaídas.

Naranja

Es un color cálido que estimula la vitalidad, disminuye la fatiga y aumenta el optimismo. Tiene efectos revitalizantes y puede despertar el apetito. Se asocia con el movimiento, la diversión, la creatividad y el éxito. Estas tonalidades invitan a estar alegres y compartir con la familia y amigos. Precisamente por esta razón se usa mucho en las áreas sociales de las viviendas, como la sala o la cocina.

Por otra parte, también se aplica en las habitacioes matrimoniales, sobre todo en sus variantes salmón o coral. En estos tonos se relaciona con sentimientos de unión, solidaridad y trabajo en equipo.

Amarillo

Es el color del sol y como tal infunde energía, calor y vitalidad a los ambientes. Es un energizante positivo, que despierta el buen humor y la alegría. Los tonos intensos pueden usarse en alguna pared para alegrar las estancias. Cuando se eligen tonos más suaves resultan indicados para áreas de estudio, pues se dice que favorece la actividad mental y la creatividad.

Asimismo, las tonalidades claras aportan mucha luminosidad, por lo que resultan ideales para zonas con poca luz natural, como los pasillos.

La mayoría de los colores de la gama del amarillo son tonos neutros y, por ende, muy fáciles de utilizar.

Azul

El azul se define como un color frío y como tal transmite mucha paz y seguridad.

Tiene un efecto relajante que invita al descanso y por eso es frecuentemente usado en las habitaciones y espacios donde se busque tranquilidad. Representa el cielo y el agua, por ello también se asocia a la pureza.

Combinado con el color blanco, puede crear espacios de look marinero. Unido a tonos cálidos pone el toque de equilibrio perfecto para armonizar una decoración vibrante.

Verde

Se dice que es el color de la esperanza, y esto se debe a su asociación con el renacer de la naturaleza. Representa la vida, el crecimiento, la fecundidad y la renovación. Es un color refrescante que se vincula con la vitalidad, pero al mismo tiempo resulta relajante y tranquilizador.

Puede usarse sin limitaciones en cualquier ambiente, tanto como color dominante o como complemento. Dependiendo de la tonalidad elegida, quedará muy bien en salones, cocinas y baños. Pero, incluso, puede usarse en las habitaciones, si se opta por un color de intensidad suave.

Morado

Pintar toda la habitación de morado puede resultar un tanto agobiante, pues es un tono con mucho carácter. Antiguamente estuvo reservado a la realeza, en virtud del alto coste de los componentes necesarios para crear su mezcla. Por eso aún se asocia a ambientes glamorosos y sofisticados.

Sin embargo, es un color que transmite espiritualidad y se dice que despierta la intuición. Por eso no es de extrañar que se utilice en espacios de meditación. En la medida en que se acerca más a la paleta de los azules, resulta más relajante.

Marrón

Las tonalidades tierra crean ambientes muy acogedores y con un aire natural. Para algunos es un color que se relaciona con la seguridad, protección y abundancia, por su asociación directa con la naturaleza.

Funciona muy bien en salones o cuartos de TV, donde se busque crear una atmósfera relajada y hogareña. Es muy fácil de mantener y combina con casi cualquier otro color.

Gris

Este tono neutro da un punto de sofisticación a cualquier ambiente, aunque para algunos puede resultar un tanto sombrío. Con frecuencia se reserva para espacios de oficina o bibliotecas. Sin embargo, aplicado con tino y con los complementos adecuados, resulta muy elegante en salones y cuartos.

Precisamente la facilidad de combinar el gris con otros colores permite adecuarlo a toda clase de  estilos.