Inmobiliaria Prado Montevideo

Huertas orgánicas en Montevideo

La tendencia de las huertas orgánicas ha ganado espacios literal y figurativamente. Cada vez son más las personas que se suman a esta iniciativa, ya sea motivados por una preocupación ambiental, por la búsqueda de productos de mayor calidad y libres de pesticidas o, incluso,  por razones económicas. Se trata de un fenómeno global, que en Uruguay ha tenido una rápida y favorable acogida. Las condiciones del clima y los suelos son muy propicios para el cultivo y los buenos resultados sin duda son un aliciente para los principiantes.

Incluso en los espacios urbanos, las huertas orgánicas en Montevideo comienzan a ganar protagonismo. Haciendo uso de terrenos públicos y jardines de viviendas. En Uruguay existen programas que dependen de las Intendencias, orientados a la capacitación y dotación de semillas para los huertos familiares. También, han surgido varias empresas especializadas en el diseño y mantenimiento de estas plantaciones. Si te llama la atención la posibilidad de cosechar tus propios alimentos. sigue leyendo pues te brindaremos todos los consejos necesarios para armar una huerta orgánica en tu casa del Prado.

¿Como hacer una huerta en tu casa del Prado?

 

Hoy nos vamos a enfocar en las huertas orgánicas en jardines y terrenos disponibles en los alrededores de la vivienda, aunque también es posible hacer pequeñas plantaciones en macetas. En ninguno de los casos será necesario realizar grandes inversiones, pero sí prestar atención a cada paso del proceso.

 

¿Cuanto espacio Necesito?

 

En cuanto a las dimensiones del terreno, con una superficie de unos 10 x 10 m, podrás olvidarte de ir supermercado para abastecerte de todo tipo de hortalizas y frutas frescas para una familia de cuatro o cinco personas.

Para que tu huerta orgánica prospere debes tener en cuenta tres factores fundamentales: la rotación de los cultivos, el uso exclusivo de abonos orgánicos y la asociación de plantas, que evitará de manera natural la proliferación de plagas.

Elige un área soleada, que reciba al menos 5 horas de luz solar diariamente, y con fácil acceso a fuentes de riego.

Asimismo, debes preparar la tierra, eliminando cualquier rastro de hojas secas o maleza que pudiera tener. Es aconsejable mover un poco la tierra, integrando los terrones con el sustrato. Después, solo tendrás que emparejarla, usando un rastrillo.

Cuando delimites los bancales, cuida de dejar un margen de unos 30 o 40 centímetros entre uno y otro, para que puedas caminar entre ellos sin dificultad y trabajar en tus cultivos.

Tipos de fertilizantes necesarios

 

Con respecto a los fertilizantes orgánicos, existen muchas alternativas. Puedes comprarlos en tiendas especializadas o hacerlos tú mismo, nutriendo el terreno con restos orgánicos, como cáscaras de huevo, cáscaras de vegetales, restos de frutas, etc. Solo tienes que colocarlos en la tierra de forma pareja y regarlos abundantemente.

Otra alternativa es hacer un compost, colocando los residuos en un recipiente, añadiendo agua y cubriéndolos con plástico para que fermenten. Recuerda que las huertas orgánicas de tu casa tienen mayor mantenimiento y ese esfuerzo sera recompensado con sus frutos.

Con el terreno ya preparado, toca ahora seleccionar el tipo de cultivo. Debes informarte sobre el calendario de siembra local, para elegir las especies que se adecuen al momento de la plantación. Así, mientras que el poroto se siembra en primavera o verano, las espinacas deben plantarse en otoño-invierno. También existen verduras, como las lechugas, que se pueden sembrar todo el año.

 

Las mejores semillas

 

Las semillas puedes comprarlas, o solicitarlas a instituciones como el Jardín Botánico donde hay un programa de suministro gratuito. También puedes contactar algún banco de semillas, donde se realizan donaciones e intercambios entre los participantes, sin pago alguno.

Puedes plantarlas directamente, enterrando las semillas, o haciendo uso de almácigas. En el primer caso es común que la distribución de las plantas no sea la adecuada, por lo que cuando empiecen a crecer tendrás que escoger las más fuertes y descartar las menos vigorosas.

La siembra por almácigos permite un mejor control sobre la ubicación y cantidad de las plantas. En este caso deberás colocar las semillas en algún recipiente, como cartones de huevos o los cilindros de los rollos de papel higiénico, que son biodegradables.  Asegúrate de colocar tierra mezclada con humus y algo de arena o pequeñas piedras, para que tenga un buen drenaje. Introduce un par de semillas en cada envase y vigila su germinación y crecimiento. Con el riego y las condiciones de luz apropiadas, en un máximo de 30 a 40 días las plantas estarán listas para ser trasplantadas al terreno.

¿Qué diferencia tienen las huertas orgánicas en Montevideo de un cultivo tradicional?

 

Antes de proceder a explicarte cómo puedes iniciar tu huerta, conviene que hagamos una distinción entre los cultivos orgánicos y los tradicionales. Los primeros se caracterizan por un mayor cuidado de los suelos, pues utilizan los restos orgánicos y otros compuestos naturales para nutrir la tierra, por lo tanto no hay desgaste sino un proceso de regeneración.

Este tipo de huertas prescinde del uso de fertilizantes químicos y pesticidas, lo que permite cosechar alimentos más sanos y naturales. Asimismo, esto redunda en menores costos de producción.

Algunas consideraciones sobre la distribución de los cultivos

 

Puedes dividir tu huerta en dos sectores, destinando uno a la producción de hortalizas de hoja, raíz y bulbo, que requieren más cuidados; y otro, a la chacra, donde puedes sembrar especies grandes y de fácil cultivo como maíz, porotos, zapallos, etc.

En ambos casos los expertos recomiendan la asociación de cultivos. Esta técnica consiste en alternar especies que se benefician mutuamente. En algunos casos se refiere al intercambio de nutrientes entre ellas, pero también es útil para repeler las plagas. Por ejemplo, la remolacha y la zanahoria se complementan en términos de sustento, al igual que las lechugas y espinacas. Mientras, las especies aromáticas tienen un buen poder plaguicida, por lo que puedes combinar plantas de albahaca y tomate.

 

Cursos de huerta orgánica en Montevideo

 

Estas son recomendaciones generales y un repaso somero de los principios básicos para iniciar tu huerta orgánica en tu casa del Prado. Sin embargo, si deseas ahondar en el tema debes estar atento a los cursos que dicta la Intendencia de Montevideo.

Los mismos se imparten en distintas zonas de la ciudad. Para que consigas que tu siembra sea todo un éxito y puedas disfrutar de los beneficios que el cultivo orgánico puede brindarte.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.