Inmobiliaria Prado Montevideo

Vivir en un Apartamento con sus Ventajas y Desventajas

Si ya has vivido toda la vida en un apartamento seguramente lo que te podamos decir sobre el tema no es tan revelador. Pero si te estas pensando en mudar a un apartamento luego de vivir siempre en una casa, tienes que leer este post. Te va a traer mucha luz sobre el tema de vivir en un apartamento actualmente.

Necesitas Asesoramiento Profesional?

vivir apartamento

Pero este tipo de viviendas también tienen sus contras, por lo que no son apropiadas para toda clase de personas. Para facilitarte la toma de decisión, primero te presentamos un resumen esquematizado de las limitaciones de vivir en un apartamento.

Desventajas de vivir en un departamento

 

Superficie habitable

La falta de espacio es uno de los principales puntos en contra. A pesar de que pueden encontrarse apartamentos amplios, su costo suele ser muy elevado y siempre serán más limitados que una casa grande. Por eso, las familias numerosas suelen decantarse por las viviendas unifamiliares.

Altura

Los apartamentos ubicados en pisos altos pueden ofrecer vistas envidiables de los alrededores, lo cual es un factor muy atractivo. Sin embargo, la altura juega en contra cuando se tienen niños pequeños ya que habrá que aumentar las precauciones cuando se acerquen a las ventanas y balcones.

Además, dependerás del uso de ascensores, y en caso de avería o interrupción del servicio eléctrico, tendrás que subir por las escaleras. Tanto si se vive con niños como con personas mayores o aquejadas de alguna enfermedad, esto resulta bastante inconveniente, y aunque no se trata de una situación regular, conviene no desestimarla.

Vivir en comunidad

Aunque no seas un ermitaño, si nunca has vivido en un apartamento al principio echarás en falta la independencia y privacidad que te brinda una casa. Estarás rodeado de vecinos, separados apenas por el grosor de las paredes y por lo tanto más expuesto a ruidos e interacciones no siempre deseadas.

comunidad de vecinos

Normativa

La buena marcha de cualquier tipo de asociación requiere de una reglas claras cuyo fin es garantizar una sana convivencia. Sin embargo, en ocasiones estos condicionantes pueden convertirse en un inconveniente. Muchos edificios prohíben las mascotas, son muy estrictos con el volumen de la música y los horarios para hacer fiestas, o establecen ciertas regulaciones para la ejecución de obras en el inmueble o las mudanzas.

Seguridad

Este es un tema ambivalente, pues si bien los condominios tienden a ofrecer mayor seguridad, precisamente por la cercanía de vecinos y las mayores barreras de acceso, también es cierto que todas estas medidas dependerán del comportamiento de los demás propietarios o inquilinos.

Si no se tiene cuidado con el ingreso de personas a las áreas comunes o se dejan abiertas las puertas de acceso principal, estarás más vulnerable que en una casa donde tú mismo puedas tener el control sobre los sistemas de seguridad.

 

Aquí consideramos conveniente darte un consejo: si piensas mudarte a un edificio, asegúrate de conocer cómo son tus vecinos y si se trata de inquilinos o propietarios. En todo hay excepciones, pero por norma general, los arrendatarios tienen un menor sentido de pertenencia y eso puede reflejarse en el cuidado que den a las instalaciones.

Ubicación

Con mucha frecuencia los apartamentos están ubicados en zonas más céntricas y con mejores servicios. La razón es muy simple pues se trata del óptimo aprovechamiento del espacio urbano, permitiendo albergar a un mayor número de personas en un solo terreno. Por eso muchas urbanizaciones de casas se encuentran en las afueras de la ciudad y con un acceso más complicado a las redes de transporte. La otra cara de la moneda es que si buscas tranquilidad es más probable que la consigas viviendo en un barrio de casas que en pleno centro.

Menor autonomía

Con esto nos queremos referir a la menor capacidad de decisión con respecto a las remodelaciones o arreglos que afecten a las áreas comunes. Por tratarse de espacios que pertenecen por igual a todos los vecinos, cualquier iniciativa debe ser consultada y aprobada por todos. Así que si no te gusta la fachada o piensas que es urgente rediseñar los jardines, tendrás que someter a voto tu moción y esperar por el visto bueno de los demás copropietarios.

Ventajas de vivir en un apartamento

Dicho lo anterior, no se pueden soslayar las ventajas que también tiene vivir en un apartamento. Entre ellas, como ya hemos adelantado, está la facilidad de mantenimiento al delegar todo el cuidado y reparación de las áreas comunes a un administrador general. Esto también permite conseguir precios más competitivos, por lo que los pagos mensuales podrían ser más bajos.

Por otra parte, muchas torres de apartamentos cuentan con amenidades que serían muy costosas o difíciles de tener en una casa. Los edificios más modernos y de más alta gama poseen espacios comunes con piletas, gimnasio, jardines y espacios para fiestas y reuniones, disponibles para el disfrute de los propietarios e inquilinos.

Finalmente, si te estás planteando adquirir una propiedad como inversión, es probable que te resulte más fácil arrendar o vender un apartamento, que una casa.

No existe una vivienda ideal para todos, por eso debes analizar muy bien qué es lo que te conviene en función de tu estilo de vida y necesidades familiares. Recuerda que es una inversión importante y, aunque no tiene por qué ser para toda la vida, sí amerita tomarse un tiempo para pensarlo y no actuar de forma impulsiva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.